A menudo escuchamos a la gente preguntarse por qué las medicinas son caras: la codicia de las farmacéuticas, el sistema de patentes, el gobierno, el propio capitalismo. Todos estos factores contribuyen a aumentar el precio de un medicamento, pero hay un factor muy importante y que a menudo se pasa completamente por alto. Si quieres saber cuál es, sigue leyendo en Divúlgame.