Tenía que decirlo

Lo pequeño es lo importante

Una depresión es una enfermedad muy puñetera, de la que se sale poco a poco y día a día. Y va dejando pequeñas perlas por el camino. Como hoy.

Hoy he visto a alguien sonreír mientras cocinábamos. De pura alegría. De pura emoción.

-¿Por qué sonríes?

-Porque es la primera vez en meses que estoy preparando la comida sin miedo.

Y luego ha seguido cortando las patatas mientras yo empanaba unos filetes. Y aquí estamos, los dos sonriendo delante de una olla que prepara las mejores judías verdes del mundo.

Lo pequeño es lo importante2020-02-22T14:20:16+00:00

Ruido

Olfato y oído son dos sentidos que no podemos cerrar a voluntad. Si quiero no ver, basta con cerrar los ojos. Si quiero no sentir, basta con no tocar nada. Si quiero no saborear, basta con no lamer (aún tengo pendiente resolver el misterio de a qué sabe mi propia lengua). Sin embargo, no puedo cerrar los oídos ni dejar de oler completamente.

Para quienes somos sensibles a los ruidos, esas pequeñas invasiones cotidianas son la norma en nuestra vida.

Ese ligero zumbido de un transformador que para ti pasa desapercibido, a mi me supone la diferencia entre dormir y no dormir. Esa música más alta de lo normal que a ti te llena y te permite estar a gusto en un bar, a mi se me mete hasta el último nervio, hace que me cierre sobre mi mismo y no pueda estar cómodo en un grupo en el que intentamos conversar.

El silencio es preciado y lo despreciamos y desperdiciamos despreocupadamente.

Fuente: stardeht

Fuente: stardeht

No es casualidad que uno de mis sitios favoritos cuando era un niño fuera la biblioteca. Para alguien que necesita el silencio para pensar con claridad, las bibliotecas son un remanso donde zambullirse y refugiarse del río de ruido que es el resto del mundo. Donde podía encontrar a otros niños y descubrirnos historias el uno al otro. Donde no me entraba ansiedad ni enfado repentino porque mi cadena de pensamientos se había roto al irrumpir un ruido repentino.

A medida que creces descubres que no estás solo, que hay más gente como tú. Ese chaval tímido que siempre se sienta al fondo de clase y que muchos consideran el rarito. Esa chica que apodan la borde porque habla poco. Y la de la tercera fila que se pasa el día dibujando en el borde del cuaderno a escondidas del profesor. Gente silenciosa con las mentes más ruidosas.

Somos pocos, sí. Y armamos poco ruido, es verdad. Pero si escuchas con atención, nos encontrarás.

Ruido2020-02-22T14:20:16+00:00

Philip Pullman y el derecho a ofenderse

No one has the right to live without being offended.

Nadie tiene derecho a vivir sin sentirse ofendido.

Philip Pullman

Philip Pullman publicó en 2010 una novela titulada El buen Jesús y Cristo el malvado (The Good Man Jesus and the Scoundrel Christ). Con semejante título, ya os podéis imaginar que en su día causó cierto revuelo. Y me ha encantado encontrarme con este fragmento de conferencia donde le preguntan si no le parece que su novela es ofensiva.

Como dijo Douglas Adams, cuando se habla sobre religión, parece que debamos dejar al margen la lógica que usamos al discutir sobre otros temas como política, educación, ciencia…

[Hablando de religión]

-Aquí tienes una idea o un concepto que son sagrados y de los que no puedes decir nada malo.

-¿Por qué no?

-Porque no.

Douglas Adams, discurso en Digital Biota 2, Cambridge

Al hablar sobre religión es muy fácil que enseguida se juegue la baza de «eso que acabas de decir ofende mis creencias».

A mi también me ofenden muchos aspectos de la religión: la cantidad de muertos en guerras de fe, el hecho de que ningunee el pensamiento crítico, la típica visión tan arraigada de que alguien que es ateo es alguien amargado, triste, sin objetivos en la vida (la serie de True Detective, por ejemplo, me encanta, pero me cansa esa visión que da). La diferencia es que yo no juego la baza «esto me ofende» y espero que mi interlocutor retire su postura: busco razonamientos, datos… Y eso se pudo ver muy bien en el debate de Bill Nye con Ken Ham sobre el creacionismo: muchos datos por una parte y tan sólo creencias por la otra.

Debate con creacionistas. Fuente.

Debate con creacionistas. Fuente.

Porque como dice Pullman en el vídeo, es imposible pretender vivir sin que algo te ofenda alguna vez.

Philip Pullman y el derecho a ofenderse2020-02-22T14:20:16+00:00

Midiendo el Universo: cuando una regla ya no sirve (I)

Aquellos que hayáis visto Contact, sabréis que la trama gira en torno a un mensaje extraterrestre que recibimos en la Tierra y que consiste en el discurso que Hitler hizo en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos del 36. Los extraterrestres mandan la señal desde Vega, una estrella que se encuentra a 25 años luz de distancia.

Pero, ¿cómo sabemos que Vega se encuentra a esa distancia? Porque una cosa es segura: no hemos mandado ninguna nave atada a un hilo, para después medir la distancia, como si fuéramos Teseo en el laberinto. Esas distancias son enormes. y no tenemos ni hilo ni paciencia suficientes (imagináos tener que esperar 25 años como poco para medir una cosa tan tonta como la distancia a una estrella).

Cuando el metro empieza a fallar y empezamos a hablar de distancias grandes, tenemos que usar técnicas de medida como son el paralaje, Cefeidas, Supernovas Ia… que son las reglas de medida astronómicas que usan los astrónomos a día de hoy.

La Luna

Antes de salirnos del Sistema Solar, vamos a parar en nuestro satélite natural. Si tenéis amigos que creen que el aterrizaje en la Luna es falso, que se rodó en una estudio… por favor, habladles de este proyecto: Lunar Laser Ranging. Cuando los astronautas de las misiones Apolo estaban paseando por la Luna, dejaron tras de sí unos reflectores en la superficie lunar. Mandando una señal láser desde la Tierra, que llega hasta el reflector, rebota y vuelve a la Tierra podemos saber la distancia a la Luna midiendo el tiempo que le cuesta a esa señal ir y volver.

Retrorreflector del Apollo XI |Crécito: NASA Apollo Archive

Retrorreflector del Apollo XI |Crédito: NASA Apollo Archive

Si queréis saber más sobre este experimento, os aconsejo leer El hombre que dispara contra la Luna, de @aberron.

Paralaje

Salimos del Sistema Solar para medir las distancias a las estrellas más cercanas. Pero antes haz una cosa: extiende el brazo delante de tu cara, con el pulgar sacado y guiña un ojo. Verás que el pulgar tapa un punto en la pared. Ahora guiña el otro ojo y verás que el pulgar tapa otra cosa distinta.

Sencillo, ¿no? Pues básicamente ese es el sistema que se usa en astronomía para determinar la distancia a las estrellas más cercanas. Lo único que cambia es que no guiñamos los ojos, si no que empleamos la órbita terrestre.

Midiendo el ángulo señalado en rojo y con la distancia Tierra-Sol se puede saber la distancia a la estrella.

Midiendo el ángulo señalado en rojo y con la distancia Tierra-Sol se puede saber la distancia a la estrella.

Midiendo la variación del ángulo con el que vemos la estrella, podemos sacar la distancia usando matemáticas sencillas, trigonometría de la que se aprende en bachiller.

¿El problema? Que las estrellas están muy lejos y la variación de ángulo que podemos medir es muy pequeña. Tanto, que no fue hasta 1838 que se pudo medir el efecto del paralaje, gracias a Bessel y la estrella 61 Cygni (que en realidad son dos estrellas, pero eso se supo más tarde).

Otro de los efectos que se pueden observar en 61 Cygni es el movimiento propio: su desplazamiento respecto al fondo fijo de estrellas. |Crédito: Wikipedia Commons.

Otro de los efectos que se pueden observar en 61 Cygni es el movimiento propio: su desplazamiento respecto al fondo fijo de estrellas. |Crédito: Wikipedia Commons.

Parece una tontería, pero el efecto del paralaje es una de las principales objeciones que se ponían al sistema copernicano, ya que si la Tierra giraba alrededor del Sol, era de esperar que se observara cierta variación en el ángulo bajo el que las vemos. Tuvieron que pasar 300 años desde que Copérnico propusiese su modelo heliocéntrico hasta que se observó el paralaje. Y es completamente normal, ya que los recursos técnicos de los que disponían no permitían observar con suficiente precisión como para medir el paralaje.

Para hacernos una idea: tomad a un amigo, montadlo en un coche, y mandadlo a Hawai. Vosotros iros a Madrid, llamadle por el móvil y decidle que encienda los faros del coche. Si sois capaces de distinguir la separación entre los dos focos… ¡Enhorabuena! Es el equivalente a la precisión que necesitó Bessel para medir el paralaje de la estrella.

Como veis, medir las distancias por este método no es sencillo y por eso se usa para medir distancias cercanas: hasta 100 parsecs más o menos (1 parsec es la distancia que recorre la luz en 3 años y cuarto) . Aunque eso va a cambiar con la misión GAIA

Midiendo el Universo: cuando una regla ya no sirve (I)2020-02-22T14:20:16+00:00

Ven aquí, que te chupo todo el plasma

Hoy vengo a advertiros de un peligro muy real que circula por nuestro cielo. Especímenes que sobreviven succionando el jugo vital de sus congéneres. Olvidaos de ghuls, espíritus, djinns, chupacabras, el monstruo de Frankenstein… que tan de moda están ahora que ha pasado Halloween.

Crédito de la imagen: ESA, NASA, H. Sana (Amsterdam University), y S.E. de Mink (STScI)

Crédito de la imagen: ESA, NASA, H. Sana (Amsterdam University), y S.E. de Mink (STScI)

Son estrellas vampiro. Estrellas binarias, una orbitando en torno a la otra, en la que una de ellas empieza a succionar la materia que conforma a la otra, rejuveneciéndose en el proceso. Y en algunas ocasiones llegan incluso a fusionarse y acaban dando una sola estrella.

La mayoría de las estrellas de este tipo son auténticos pesos pesados, de unas 15 veces la masa de nuestro Sol. Son estrellas de tipo O, lo que quiere decir que si tomamos las clasificación espectral (Oh Be A Fine Girl Kiss Me, si esto te suena a chino, deja que Henrietta Leavitt a.k.a. @bynzelman te lo explique 😉 ), son estrellas gordas y brillantes. De 30000 a 50000 K de temperatura de superficie: niño, ¡aléjate que queman!.

¿Y por qué son importantes estas estrellas? Vive rápido, muere joven y deja una supernova bonita. Este tipo de estrellas tan masivas tienen una vida rápida (podríamos decir que son el club astronómico de los 27, pero en este caso hablamos del club de los pocos millones de años, entre 3 y 30 millones de años) y una muerte violenta: una supernova que deja tras de sí un agujero negro o una estrella de neutrones, dependiendo de la masa de la estrella en cuestión. Eventos tan violentos juegan un papel importante a la hora de entender la evolución de las galaxias: su viento solar afecta mucho al entorno, son culpables de algunas nebulosas de emisión y al morir, la supernova esparce elementos pesados sin los cuales ni yo estaría escribiendo esto ni tú estarías leyéndolo.

Ven aquí, que te chupo todo el plasma2020-02-22T14:20:16+00:00

Crónica de un Erasmus anunciado (I): Apertura.

Un mes. Eso es lo que llevo de Erasmus en tierras inglesas. Como no he tenido Internet en casa hasta ayer, tampoco he podido escribir mucho. Pero sí me gustaría dejar por escrito unas primeras impresiones, por si alguien se anima a venir a Inglaterra que pueda tener algo de referencia. Eso sí, aviso: no sé si lo que digo es válido para toda Inglaterra o sólo para Southampton, la ciudad en la que estoy.

Buscando piso

Te van a pedir dinero. MUCHO dinero. A la hora de firmar un contrato de alquiler, en todos los sitios nos pedían tener un UK guarantor (un aval en Reino Unido), es decir, alguien que nos pudiera respaldar el alquiler en caso de que nosotros no pudiéramos pagar y ese alguien tiene que residir en Reino Unido. Si no (y en el caso de mis compañeros de piso y mio, es así) te piden que pagues entre 3 y 6 meses por adelantado. Hay algunas agencias que esto no lo hacen, pero son específicas de alquiler para estudiantes.

Compras (sin entrar en el tema de la comida)

Vas a amar las charity shops y páginas como gumtree.com se van a convertir en tus nuevas mejores amigas. Me explico. Las charity shops son tiendas de 2ª mano, regentadas por organizaciones de beneficiencia (al comprar en ellas, parte de ese dinero va a una buena causa: lucha contra el cáncer, médicos sin fronteras…). La gente les dona ropa (la tienen en muy buen estado), juegos de mesa, muebles… tienen de todo. Si tenemos en cuenta que en el cambio libra-euro los españoles no salimos muy bien parados… en estas tiendas podemos encontrar ofertas muy buenas. Y por cierto, si miras los precios todos acaban en .99. ¿Por qué? La gente tiene la costumbre de donar ese pence que les dan de cambio a la hucha de donaciones para diversas causas que tienen en el mostrador. Un céntimo solidario.

Y en páginas web tipo gumtree.com encuentras de todo. La gente cuelga un anuncio con fotos, te pones en contacto con esa persona, te pasas por su casa y si te interesa el artículo se lo compras. Por poner un ejemplo: en mi casa compramos un juego de dos altavoces + subwoofer por 10 libras. Y ya tenemos un mini home theater donde ver las pelis todos juntos.

Si te gusta devorar libros, bienvenido al paraíso. Encontrarás libros de segunda mano, muy cuidados, más de los que puedas soñar. Algunos hasta firmados por el autor.

Comida

Sobre la comida mi mejor consejo es… patéate tu barrio y la ciudad donde vivas. Y habla con la gente que conozcas, poco a poco te harás con una lista de tiendas, y con una idea de dónde puedes comprar según que cosas a buen precio. Eso sí, olvídate de tener una fruta y verdura tan buenas como las que tenemos en España. Y mucho menos por el mismo precio. Para mi, las mejores opciones de momento son Aldi, Sainsbury’s y Asda. Y buscar en el pequeño comercio para encontrar cosas como el pimentón.

Bicicleta

Se ven muchas más que en España. Y muchas más bicicletas de carretera. De nuevo, la segunda mano es tu nueva mejor amiga a la hora de comprar una bicicleta. Aunque depende también del presupuesto que manejes.

Imagen

En cuanto al tráfico, a pesar de que conducen por la izquierda y son un poco caóticos, en general respetan mucho a las bicis. Eso sí, si vas a salir a partir de las 4 de la tarde, más vale que tu bici lleve luces.

Persianas

Olvídate. No, en serio, olvídate. Han quedado atrás. Lo más que vas a encontrar son cortinas venecianas. Así que más te vale acostumbrarte a que a eso de las 6 de la mañana la luz empiece a colarse en tu habitación.

Horarios

Comen pronto. Cenan antes. Get over it. Personalmente, a mi me gustan los horarios, me da más tiempo para hacer cosas. Desayunan fuerte y luego comen poca cosa a eso de las 12-13. Y cenar… a las 6-7 de la tarde.

Por cierto, si vas de compras, los comercios suelen echar el cierre a las 5 de la tarde.

Universidad

Estoy en la Universidad de Southampton, estudiando Física e intentando centrarme en Astrofísica. La universidad tiene unas instalaciones buenísimas, un centro de deportes increíble y hasta jardines por los que darte un garbeo si te estresas. Lo primero que me llamó la atención fue que no tenía casi clases. En España estaba de lunes a viernes de 9 a 12-13 horas todos los días + prácticas de laboratorio uno o dos días pro semana, de 4 a 8 de la tarde (con el consiguiente informe de laboratorio que te torturaba el resto de la semana).

Aquí no. Tengo 12 horas de clase semanales. Sin laboratorio (esto por elección propia y cosas de las convalidaciones de Erasmus). Así ya se puede diréis. Pues sí. ¿El problema? El nivel. Igual es un poco pronto para juzgarlo, y quiero esperar un poco antes de formarme una opinión sobre el sistema que llevan aquí, pero por poner un ejemplo: en una clase de máster (Mecánica Cuántica Avanzada), llevan tres semanas explicando cosas que en España vimos en primero y segundo de carrera. Por no decir que parece que les tenga miedo a las matemáticas.

Pero de nuevo, no sé si es cosa de mis asignaturas, de la carrera o de la universidad en la que estoy.

Fiesta y bares

¿Y aquí donde se sale? Pues si no quieres acabar con la cartera con más agujeros que un Gruyere, lo mejor es que hagas amiguitos y te vayas de cervezas por los pisos de la gente. En Southampton cobran entrada en la mayoría de los bares. Lo bueno es que hay para todos los gustos: pubs con música en directo, discotecas… que cada cual escoja lo suyo.

Y olvídate de empezar a salir a las 11. Que aquí cierran temprano.

Imagen

Ya os iré contando más cosas. Seguramente haga algunos cambios en el blog, y trate temas menos «científicos», ya que para eso me he metido a colaborar con toda la gente de Divúlgame 🙂

Crónica de un Erasmus anunciado (I): Apertura.2020-02-22T14:20:16+00:00

La ciencia no es tu enemigo

Los grandes pensadores de la era de la Razón y de la Ilustración eran científicos. Muchos de ellos no sólo contribuyeron en campos como matemáticas, física y fisiología, sino que todos ellos eran ávidos teóricos sobre la naturaleza humana. Eran neurocientíficos cognitivos, que trataron de explicar el pensamiento y las emociones en base a mecanismos físicos del sistema nervioso. Eran psicólogos evolucionistas, que especularon sobre la vida como un aspecto de la naturaleza y sobre los instintos animales que están “imbuidas en nuestro seno”. Y eran sociólogos, que escribían sobre los sentimientos morales que nos unen, las pasiones egoístas que nos enardecen y la debilidad que supone nuestra estrechez de miras, que frustra nuestros mejores planes.

Sigue leyendo en Divúlgame.

La ciencia no es tu enemigo2020-02-22T14:20:16+00:00

Ken Robinson: Cómo escapar del Valle de la Muerte en la educación

Los que conozcáis TEDTalks, probablemente os suene la figura de Ken Robinson. Para los que no, os hago un pequeño resumen: las charlas TED son charlas breves, de 20 minutos como mucho, que tratan diversos temas. En el caso de Ken Robinson, sobre los sistemas educativos y la necesidad de cambiar el modelo actual.

Muchas de las ideas a las que se hace referencia en la charla y en las que se nombra el caso de EEUU me parece que son de aplicación aquí. Por ejemplo, el preocuparse por salir bien en los tests y no en si la persona aprende. El dar pocas alternativas a aquellas personas que, por diversos motivos, abandonan el sistema educativo. Muchas veces son ideas obvias, pero que no tenemos en la cabeza al hablar de educación.

Ken Robinson: Cómo escapar del Valle de la Muerte en la educación2020-02-22T14:20:16+00:00

Nebulosas planetarias… que tienen poco de planetarias

Fuente: Hubble Heritage

Uno de los objetos que dejan las fotos más impresionantes dentro de la astrofotografía son las nebulosas planetarias. Hoy en día sabemos que son los restos que deja una estrella de masa 8 veces la del Sol (o de menor masa). Una estrella más masiva daría lugar a una espectacular supernova. Nebulosas ¿planetarias? ¿No hemos dicho que su origen está en las estrellas? ¿Qué tienen que ver los planetas con todo esto?

Hoy en día poseemos telescopios como el Hubble o el GTC y planeamos otros como el  James Webb o el EELT, que son una auténtica maravilla y una gran muestra del grado de desarrollo técnico al que hemos llegado en apenas un par de siglos desde la Revolución Industrial. Nos hemos acostumbrado tanto a imágenes como la que abre esta entrada, que no nos damos cuenta del tremendo trabajo que hay detrás. Todo este trabajo y avance técnico permite que, incluso a nivel de aficionado, ahorrando un poco y con esfuerzo y horas, podamos sacar fotos como las que nos regala Paco Bellido desde El Beso en la Luna. Hace unos pocos años, esta sencillez era el sueño húmedo de cualquier astrónomo.

Para entender por qué llamamos nebulosa planetaria a algo cuyo nacimiento no tiene que ver con planetas, hemos de coger la TARDIS o el Delòrean y viajar a finales del siglo XVIII para visitar a William Herschel.

Por aquel tiempo, se estaba empezando a sistematizar la observación del cielo, a la caza y captura de nuevos objetos.  Charles Messier estaba elaborando su famoso catálogo, que actualmente engloba 110 elementos. La existencia del catálogo es casi accidental, ya que el bueno de Charles estaba buscando cometas, y de paso apuntó los objetos difusos que veía en el cielo, para evitar confusiones. En el catálogo Messier se agrupan objetos muy diversos: cúmulos globulares, abiertos, nebulosas, nebulosas planetarias, estrellas dobles…

En 1781, Herschel descubriría Urano. De nuevo, este descubrimiento es fruto de la suerte. Herschel estaba catalogando estrellas débiles (magnitud 8), y se encontró con Urano. Una vez calculada su trayectoria, se encontró con que era planetaria: se había descubierto un nuevo planeta.

A través de los telescopios de la época, las nebulosas planetarias y Urano ofrecían un aspecto muy parecido. Cuatro años tras el descubrimiento de Urano, Herschel acuñaría el término de nebulosa planetaria para designar estas nubes de gas y polvo producto de la muerte de una estrella, término que fue adoptado por la comunidad astronómica y que se sigue usando en la actualidad.

Como curiosidad: Herschel construía sus propios telescopios. Su mayor obra fue uno de 12 metros de focal, con el que se descubrió Encélado (entre otras muchas cosas).

Fuente: WikiCommons
Nebulosas planetarias… que tienen poco de planetarias2020-02-22T14:20:16+00:00

Cadena de memes: Libros

En varios de los blogs que sigo habitualmente han empezado una curiosa cadena de posts hablando sobre libros: Física en la Ciencia Ficción, Ciencia Kanija,Entomoblog, Ese punto azul pálido. Si tiramos del hilo (perdón, de los eslabones), llegamos a Sense of Wonder y su creador, @odo. Como me gustan más los libros que una piruleta a un niño, me voy a sumar a la iniciativa. Y todo, para que no digáis que no me gusta leer.

Un libro que cambió mi vida

Es muy pronto para decir nada sobre esto. Con sólo 22 años, me queda mucho que leer (y poco tiempo, que diría @1de2). Todo libro que lees deja su huella, pero puedo citar tres libros (en realidad son cuatro, pero dos de ellos van prácticamente de la mano).

El Mundo y sus Demonios de Carl Sagan. Es un libro de divulgación de pensamiento crítico, método científico… Al terminarlo de leer, volarán muchas preguntas por tu cabeza, te picará la curiosidad sobre muchos temas que se presentan en el libro, serás un poco más sabio, tendrás una caja de herramientas para la detección de camelos y, si tienes suerte, un dragón en tu garaje.

La biblioteca de Sarajevo, por Gervasio Sánchez | Fuente

Territorio Comanche y El Pintor de Batallas, de Arturo Pérez-Reverte. Tengo especial predilección por Arturo Pérez-Reverte. Quizás porque es una de las personas que me ha hecho reconciliarme con la historia (no me gustaba nada esa asignatura en el colegio), pero sobre todo porque me gusta cómo escribe. Me gusta su estilo directo, como una bofetada, aunque no siempre se esté de acuerdo con todo lo que diga. En estos dos libros narra su experiencia en los Balcanes, de forma más autobiográfica en Territorio Comanche. Me encantan porque es una manera de levantarte del sillón, de sacudirte los hombros y recordarte que hace unos pocos años, a poca distancia de aquí, un montón de gente se estuvo matando de un forma brutal y sistemática, concienzuda. Un recuerdo de lo que puede suceder con los fanatismos.

Y por último, El Juego de Ender, de Orson Scott Card. Fue uno de mis primeros contactos con la ciencia-ficción (empecé de pequeñín con Julio Verne, pero poco más) y como todos los libros buenos, te deja pensando después de cerrar las tapas. He dicho El Juego de Ender porque fue el primero, pero su continuación, La Voz de los Muertos, es incluso mejor.

Un libro que tuve que leer más de una vez

Los libros del primer apartado, por ejemplo. Ahora releeo cada vez menos libros. A los 13-14, cuando devoraba libros como si fueran galletas, hubo un libro que releí varias veces: El pequeño Dios Okrabe, de Robert Escarpit. Un pequeña dosis de ateísmo, traída por un pequeño dios imaginario (ups, perdón por la redundancia).

Un libro que me llevaría a una isla desierta

El Kindle y un cargador de dinamo. Me gustan demasiados libros como para elegir sólo uno.

Un libro que me hizo reír

A’Tuin, la tortuga que sostiene el mundo | Fuente

La Guía del Autoestopista Galáctico, me lo pasé muy bien leyéndolo, con un humor absurdo y alocado. La serie de Esa horrible… sí, me he reído mientras aprendía historia y ciencia, soy así de raro. El Color de la Magia, de la saga de Mundodisco de Terry Pratchett.

Un libro que me hizo llorar

Llorar, lo que se dice llorar, ninguno. Libros que te dejan con una profunda sensación de vacío, sí. Muchos. El último, Mil soles espléndidos, de Khaled Hosseini, ambientado en Afganistán. Gomorra, de Roberto Saviano, sobre la mafia italiana.

Un libro que me hubiera gustado escribir

Los Principia Mathematica, de Sir Isaac Newton. Y no es broma. Hay libros que revolucionaron el mundo y este es uno de ellos.

Un libro que aborrezco

Es más bien un estilo. Los libros de autoayuda y difusión de pseudociencias (El Secreto, por poner un ejemplo). ¿Por qué? Pues sencillamente porque la obtención de conocimiento ya es lo suficientemente complicada, como para que vengan cuatro listillos a confundir al personal y se aprovechen de su ignoracia para difundir conceptos erróneos y de paso sacarse el sueldo. Ah, y me pone especialmente de mala leche cuando encima se tratan temas de salud.

En otra línea, La Montaña Mágica, de Thomas Mann. Se me atragantó y no hay manera de pasarlo.

Un libro que me decepcionó

El Silmarillion, de Tolkien. Puede que el leerlo después de El Señor de los Anillos haya tenido mucho que ver.

Un libro que estoy leyendo ahora

Walter Lewin, ¿todavía no te gusta la física? | Fuente

Suelo llevar algunas lecturas en paralelo: una novela, algo de divulgación… De novela, estoy releyendo Los Tres Mosqueteros, de Alejandro Dumas y de divulgación tengo a mitad Por amor a la Física, de Walter Lewin.

Un libro que pretendo leer

¿Sólo uno? Si os pusiera aquí la lista reventaba el servidor, así que os dejo unos pocos:

-Saga robots, de Asimov.

-Todas las obras de Asimov, para que os voy a mentir.

-Terminar la saga Ender, de Orson Scott Card. Aunque me han dicho varias personas que no todos los libros merecen la pena, prefiero verlo por mi mismo.

-Cita con Rama, de Arthur C. Clarke.

-Hyperion, de Dan Simmons.

Cadena de memes: Libros2020-02-22T14:20:16+00:00