¿Cómo afina la guitarra un físico?

¿Cómo afina la guitarra un físico? Si es que somos especiales hasta para eso. Tiene que ver algo con el concepto de resonancia y con el de pulsaciones. Concretamente con la resonancia acústica.

Cada cuerda de la guitarra está afinada a una frecuencia distinta, es decir, si la pulsas al aire (sin tener ningún dedo en los trastes de la guitarra), suenan diferentes notas. De agudo a grave: Mi Si Sol Re La Mi. Para afinar la guitarra de oído, lo que se hace es tocar una cuerda al aire, y después se toca esa misma nota en la cuerda inmediatamente anterior.

La cuerda al vibrar, emite ondas acústicas, que se propagan por el aire y así es como percibimos su sonido. Ahora bien estas ondas, no son ondas armónicas simples, si no que están compuestas por varias ondas superpuestas. Esta superposición de ondas es la que permite que distingamos el sonido de una guitarra del de un piano (el timbre del sonido). La frecuencia “principal” por así decirlo es la frecuencia fundamental, que es la que nos da el tono.

Resonancia de ondas
Fuente

Pues bien, al afinar una guitarra, solemos pulsar dos cuerdas que tienen prácticamente la misma frecuencia. Esto da lugar a un caso especial de interferencia de ondas: las pulsaciones o batidos.Estas pulsaciones producen un variación en la intensidad de la onda (lo que conocemos como volumen). Entonces, al afinar una guitarra, un físico está pendiente de estas pulsaciones, que al desaparecer, nos indican que la guitarra está afinada, ya que ambas cuerdas vibran con la misma frecuencia.

Con la guitarra ya afinada, se da otro fenómeno curioso. Cuando tenemos pulsada una nota, y hacemos sonar en otra cuerda esa misma nota que teníamos pulsada, la primera cuerda empieza a vibrar. ¿Magia? No, aquí entra en juego el otro fenómeno que os nombraba al principio: la resonancia. Al estar las dos cuerdas “afinadas” a la misma frecuencia (en las dos suena la misma nota), al pulsar una, hace que el aire vibre a esa misma frecuencia, causando una diferencia de presiones (que nosotros percibimos como sonido), que se comunica a la otra cuerda que no hemos pulsado, y ésta empieza a vibrar.

Investigar es invertir en futuro: los científicos salen a la calle el 6 de marzo.

Me entero por el blog La Aldea Irreductible de la iniciativa convocada por la asociación Precarios, de jóvenes investigadores.

A continuación el Manifiesto de la convocatoria:

La investigación y la innovación son cruciales para el desarrollo y el bienestar de la sociedad, especialmente en tiempos de crisis. En estos momentos se está demostrando que la supuesta prosperidad que daba el ladrillo no era sino pan para ayer y hambre para hoy, y la economía española sigue inmersa en la crisis de la que han salido ya varios países vecinos, que han optado por un modelo económico más sólido. En este contexto de crisis, tras una década de complacencia, se empezó a hablar con urgencia de la necesidad de un cambio de modelo en pos de una economía sostenible. Sin embargo, observamos, alarmados y con desazón, que la inversión en investigación y desarrollo es el primer “daño colateral” en las finanzas del Estado, a pesar de que sólo dedicamos a Investigación+Desarrollo+innovación (I+D+i) el 1’35% del PIB1, frente al 2% que se había marcado el PSOE como objetivo para el año 20102 o el 3% que fija como meta la Agenda de Lisboa y el Objetivo de Barcelona, cifra que ya es notablemente inferior a la inversión actual de nuestros vecinos del norte de Europa.

El daño no se limita al Gobierno central y sus presupuestos, pues la gran mayoría de las Comunidades Autónomas también ha recortado los recursos destinados a investigación o a universidades, en algunos casos en un porcentaje muy elevado. Un colectivo muy afectado por este “tijeretazo” será el de los aspirantes a entrar en la carrera investigadora y, especialmente, el de los científicos con contrato temporal, que verán en muchos casos como éste no se renueva, después de todos sus años de trabajo, durante un proceso de formación y perfeccionamiento continuo financiado en gran parte por el Estado, que desaprovecha así su inversión.

El sector científico fue totalmente marginado de las medidas anticrisis, cuando un Plan-E7 consagrado a la Investigación y a las infraestructuras científicas podría haber cumplido los mismos objetivos que el efectivamente realizado y haber supuesto un salto cualitativo aprovechable en años posteriores, a diferencia de muchas de las obras que fueron financiadas por el Gobierno central. Del mismo modo, el aumento del paro debería haber impulsado un programa nacional urgente de formación de investigadores y técnicos y de reciclaje de trabajadores de sectores excedentes; además, hubiese sido un excelente momento para impulsar las actividades de I+D+i en el sector privado, especialmente en las PYMES, las más afectadas por la crisis.

Oportunidades para conjuntar estímulo y avance de la ciencia y la tecnología no faltan.

Así, en lugar de esforzarse por obtener recursos e idear medidas de estímulo a la I+D+i, ésta ha sido la principal sufridora de la “austeridad”, lo que implicará, necesariamente, que no se puedan cumplir muchas metas. Por detrás de algo que puede sonar tan abstracto como sistema de I+D+i, se esconden cosas tan concretas como la investigación del cambio climático, el descubrimiento de nuevos medicamentos, la optimización energética y el desarrollo de fuentes de energía alternativas, la lucha contra el cáncer, etc. El recorte financiero implicará necesariamente un retraso en estas y otras investigaciones.

Esta amenaza coyuntural, muy preocupante por sí sola, se ve agravada en gran medida
porque el sistema científico español adolece de una serie de males estructurales, endémicos, que, en el mejor de los casos, son parcheados de un modo deficiente. Entre estos, podemos señalar:

1. Cambio continuo de los responsables burocráticos y de las estructuras de gestión de la investigación.

2. Falta de un calendario fijo de convocatorias de los diversos programas de ayudas a grupos y proyectos de investigación y atrasos burocráticos en su concesión.

3. Ausencia de continuidad y estabilidad en los programas de Recursos Humanos, con continuos cambios en las fechas de las convocatorias y reiteradas dilaciones en la resolución.

4. Arbitrariedad y falta de planificación en los sistemas de selección, promoción y
estabilización, que implican la carencia de una política de RRHH sólida, competitiva y con un proyecto a largo plazo.

5. Paralización de la nueva Ley de la Ciencia y de diversas iniciativas legislativas (EPDI8, PL-A9, PL-FJI10), necesarias para la regulación de las figuras de las diversas carreras del sistema científico (gestora, docente, técnica e investigadora).

La comunidad científica ha expresado su más firme rechazo ante una situación que es insostenible. Creemos que es necesario mostrar nuestro malestar por esta situación y que es hora de salir a la calle y transmitir un mensaje claro, directo y contundente al Gobierno central, a los diferentes gobiernos autonómicos y a toda la sociedad española.

Exigimos una apuesta clara y decidida por una sociedad basada en la investigación y el desarrollo como pilares de futuro, mediante un Pacto de Estado por la Ciencia y la Investigación.

Exigimos un compromiso real, escrito y a largo plazo de los partidos políticos, con participación de los diferentes agentes sociales implicados y de las Comunidades Autónomas, para dotar de estabilidad y proyección al sistema científico español.

Exigimos un incremento real (no basado en créditos reembolsables) de los recursos públicos y privados en el sector de I+D+i, de modo que en el plazo más corto posible se iguale la media europea en % de PIB y que se supere esa cifra en un plazo no superior a diez años, de forma que la economía española se convierta en un motor sólido y estable, a la altura de las potencias más desarrolladas. Así mismo, se han de evaluar y revisar, de acuerdo con los resultados o las políticas estratégicas, las subvenciones públicas al sector privado de I+D+i.

Exigimos el diseño de una carrera investigadora basada en la planificación racional de las etapas y en la profesionalización digna de los diferentes estamentos del sistema científico, y que vaya acompañada de una política de recursos humanos rigurosa y coherente que favorezca la estabilización de los investigadores que hayan superado las evaluaciones oportunas y la promoción del personal debidamente examinado y acreditado.

Por todo esto, las diferentes asociaciones, sociedades, sindicatos, grupos e investigadores abajo firmantes creemos que es el momento de que toda la comunidad científica (gestores, docentes, técnicos y científicos) y la sociedad en general se unan en una gran movilización para lanzar un fuerte mensaje al gobierno estatal y a los gobiernos autonómicos: es necesario que todos juntos apostemos clara y decididamente por la ciencia y la innovación en este país.

SALGAMOS TODOS A LA CALLE EL DÍA 6 DE MARZO DE 2010 PARA HACER LLEGAR ESTE MENSAJE: «INVESTIGAR ES INVERTIR EN FUTURO»

El bien y el mal, ¿son matemáticas?

El otro día pasando canales en la tele me encuentro con el siguiente vídeo en Intereconomía:

De no haber estado en época de exámenes, no habría pasado nada, pero resulta que al terminar el vídeo, lo relacioné con unas cosillas que he estudiado en la clase de cálculo diferencial: Conjuntos.

Aceptemos que en el Universo sólo existen dos conjuntos, complementarios entre sí (y por tanto su intersección es nula, o el llamado conjunto vacío, sin elementos). Asumamos que esto es así, ya que en el vídeo lo comparan con la luz-oscuridad, y o bien se está a oscuras (se es/está malo), o bien tenemos luz (bueno). Entonces designemos al conjunto de las cosas buenas por B, y al conjunto de las cosas malas por M.

El razonamiento del vídeo es el siguiente:

Dios creó el Universo. En el Universo hay dos conjuntos, B y M, cuya unión conforma todo el Universo. Ahora bien, en realidad el conjunto M es el complementario de B en el Universo (todo elemento que no pertenece a M pertenece a B, y viceversa). Así pues, el mal puede definirse como ausencia de bien, o elemento perteneciente al complementario de B.

Pero resulta que el bien puede definirse como ausencia de mal, ya que un elemento “bueno” (del conjunto B), también puede expresarse como un elemento “no malo” (perteneciente al complementario de M, esto es, al conjunto B).

¿Es el bien la ausencia del mal? No, ya que uno puede estar ni bien ni mal, “ir tirando” como se dice. En un terreno más físico: los neutrinos. Son partículas que no tienen casi ninguna interacción con el medio, no son ni buenas ni malas, simplemente están ahí. Entonces, si asumimos lo de arriba, los neutrinos no pertenecen al Universo. Pero sin embargo existen. Conclusión: razonar en blanco y negro no funciona bien.

En imágenes:

Monjes desarrollando un teorema
La Pulga Snob