Resonancias

Compártelo:

Hay un fenómeno físico muy frecuente, las resonancias.

Básicamente, un fenómeno de resonancia está relacionado con sistemas periódicos. Por ejemplo, en un muelle que tiene una bola suspendida al extremo, su frecuencia característica es el número de oscilaciones que completa por unidad de tiempo, en ausencia de rozamiento de aire y otras fuerzas externas que lo perturben.

De esta manera, cuando al oscilador se le aplica un fuerza que tiene una frecuencia cercana a la característica del sistema (por ejemplo, damos un golpecito a la masa suspendida cada vez que pasa por un punto), la amplitud de las oscilaciones aumenta, a veces de manera espectacular, como veremos más adelante.

Veamos ahora algunos fenómenos de resonancia curiosos:

Resonancias mecánicas

Es famoso el caso del puente de Takoma Narrows:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=HxTZ446tbzE]

¿Qué sucedió? Básicamente, que la frecuencia de la fuerza del viento (que era ligero, apenas 65 km/h), era muy cercana a la de resonancia del puente, y este empezó a “bailar” como se ve en el vídeo, cada vez con más amplitud, hasta que se colapsó y derrumbó.

Resonancias acústicas

El sonido no es más que una onda mecánica que se propaga por el aire (u otro medio material, pero usualmente es el aire). Está producido por variaciones en la presión del aire.

Un ejemplo de resonancia acústica lo mencioné en este post, cuando en una guitarra tenemos dos cuerdas afinadas a la misma frecuencia (dan la misma nota) y pulsamos una, la otra empieza a vibrar.

Otro buen ejemplo, y muy visual, es romper una copa con la voz. Una copa tiene también una frecuencia propia (le das un golpecito con la uña y suena una nota, cuya frecuencia es la propia de la copa). Pues si cantamos esa misma nota lo suficientemente fuerte, la copa empezará a vibrar, entrando en resonancia, y se romperá:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=fQyoHkrBa3U]

El que haya estado en Santiago de Compostela, habrá oído hablar del Botafumeiro, y como lo balancean. Pues existe este estudio, sobre cual es la frecuencia con que hay que darle el empujón al botafumeiro para que este oscile con la máxima amplitud.

Libros para San Jorge

Compártelo: |

Es día 23 de abril, San Jorge, y no puede faltar una lista de libros recomendados.

Ciencia

La Guerra de Dos Mundos, de Sergio L.Palacios: Física y superhéroes, ¿que más se puede pedir? Una segunda parte, que por lo visto está en camino ;). Se espera con impaciencia. Y por cierto, que de tal palo tal astilla, porque en el libro su hija vence a Superman. Si queréis saber cómo, a leer el libro.

Ciencia para Nicolás, de Carlos Chordá. Este lo tengo en la lista de la compra, así que ya os contaré que tal. Pero sabiendo como es su blog, el entretenimiento está garantizado.

Física para futuros presidentes, de Richard Muller. Descubierto vía Twitter, también está pendiente.

Ciencia Ficción

El Juego de Ender, de Orson Scott Card. Uno de mis autores favoritos. En un futuro no muy lejano, la Tierra ha rechazado el ataque de unos alienígenas (insectores) en un golpe de suerte. Antes de que los alienígenas se puedan recuperar, los humanos crean una Escuela de Batalla en el espacio, donde entrenan a niños para que dirijan la flota de ataque a los alienígenas. Uno de estos niños es Ender Wiggin, un niño muy especial. Lo importante en las novelas de Card es el desarrollo del personaje. No es un personaje plano, sino que cambia a lo largo de la novela. Además se le da un gran peso a los sentimientos de los protagonistas. También es muy recomendable la continuación de la saga: La Voz de los Muertos. Pero creo que le dedicaré un post aparte, que esto se me extiende mucho.

Para niños (y también para mayores):

-Lamentablemente, la colección de libros de Esa horrible…  de la que hablé en este post ya no la editan (pregunté en una librería). Pero si se encuentra algún libro, es una opción muy buena para regalar.

El pequeño Dios Okrabe, de Robert Scarpitt. Uno de mis libros favoritos cuando era pequeño.Trata sobre un pequeño dios, Okrabe, un tanto especial. Tiene interesantes reflexiones sobre la religión, y lo que ésta debería ser.

El cazador de Estrellas, de Ricardo Gómez. La historia de un niño saharaui en un campo de refugiados.

El mundo de Sofía, de Jostein Gaarder. Este más que para niños, es para jóvenes. A mí me lo regalaron en 4º de ESO, y es muy adecuado de cara a la asignatura de Filosofía de Bachillerato, que si te toca un buen profesor puede ser preciosa, pero si te toca un malo… Aunque afortunadamente tuve suerte con el profe.

Novela histórica

El Tirano, de Valerio Massimo Manfredi. Novela histórica que narra la vida de Dionisio I de Siracusa.

Novela negra

-Cualquiera de la colección del comissario Brunetti, de Donna Leon. Otra serie de novelas en la que la trama es la excusa para presentar a personajes que merecen la pena. En este caso, más que con el comisario Brunetti, me quedo con el personaje de su mujer Paola. Y cómo no, la ciudad de Venecia así como la comida tienen un protagonismo especial en los libros.

Hagamos el humor con Sir Isaac Newton

Compártelo: |

Bueno, hoy os traigo post corto, pero muy bueno. Pezones de Acero es un grupo de teatro de la ETSI de Sevilla. Hacen un humor del estilo de los Monty Phyton, absurdo, pero con cierto toque científico. Sin más dilación, el Sketch dedicado a Newton:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=EE5QHN5wCN8&hl=es_ES&fs=1&color1=0x234900&color2=0x4e9e00]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=NGgRfSaFarI&hl=es_ES&fs=1&color1=0x234900&color2=0x4e9e00]

Pseudociencias en La 2

Enciendo la televisión el otro día, y me encuentro de primeras con esta cara:

Para los que no lo conozcáis, se trata de Masaru Emoto, pseudocientífico que defiende la enésima reinvención de la existencia de la memoria del agua, y de paso se llena el bolsillo.

Me quedé viendo un poco el documental, para ver si destapaban el fraude, pero para mi sorpresa, el documental defendía sus tesis. Luego miré cual era el título del susodicho: Agua: Top secret (el que quiera ver el documental, aquí. Si vuestras neuronas se suicidan en masa, no digáis que no os lo advertí). Claro, con ese título, blanco y en botella, leche (o solución homeopática poco diluida): pseudociencias en La 2. Por el documental pasan personajes como el ya citado Emoto o Johann Grander.

Emoto sostiene cosas como que el agua tiene memoria, y que los cristales de hielo que se forman a partir del agua que ha escuchado Heavy Metal son feos, y los que han escuchado Mozart son bonitos. Grander hace dinero a base de vender una máquina que “revitaliza” el agua, sin explicar en ningún momento en que consiste dicha revitalización, más allá de decir que su aparato es un imán que atrapa energía y la desvía al agua, revitalizándola.

Aprovechando este post de Maikelnai, analicemos el documental, utilizando algunos de los puntos citados en la entrada:

1 ) Refiérete a la ciencia como un dogma. Hazlo a menudo.. cuanto más mejor.

Constantemente. Durante todo el documental se hace referencia a que la ciencia es cerrada.

2 ) Decide primero la posición que vas a argumentar y luego elige aquellas evidencias que puedan sustentarla.

A los 30 segundos de empezar el documental ya han nombrado la memoria del agua, y han mencionado las fuerzas cósmicas. Durante todo el documental se mantiene esta postura y se buscan evidencias que la soporten. Basta decir que estas evidencias son, cómo no, inexplicables por la ciencia.

3) Encuentra una cita de Einstein que no diga nada interesante, pero que suene muy relevante.

La cita a Einstein no podía faltar. En este caso es la siguiente:

“La experiencia más bella y profunda que puede tener un hombre es la sensación de misterio. Es el principio subyacente de la religión así como todo el esfuerzo formal del arte y de la ciencia. Me parece que aquél que nunca haya tenido esta experiencia, si no está muerto, por lo menos está ciego.”

4 ) Ten siempre un diccionario a mano (un vocabulario rico hace más fuertes los argumentos).

“Al investigar el orden interno del agua, su memoria y la influencia del cielo, uno llega inevitablemente al mito quintaesencial: el copo de nieve. ¿Almacenen información estas obras de arte de la naturaleza con sus extrañas formas? ¿Transmiten mensajes desde el cielo a la Tierra?

5 ) Usa un tono de autoridad cuando te expreses.

En el documental entrevistan a Yuri Rachmanin, vicepresidente de la Academia de Ciencias Naturales de Rusia. Claro, con ese cargo, cualquiera le niega nada.

6 ) Usa jerga científica fuera de contexto.

“El generador está formado por una antena que recibe la energía de la Tierra. La energía entrante se polariza y pasa por la unidad transmisora, en la cual la supuesta energía cósmica fluye desde arriba y por consecuencia al sistema completo.” Esta joya de frase se dice hacia el final del documental.

7 ) Habla de tus teorías como si estuvieran mucho más allá del entendimiento de los científicos.

Cómo no, los científicos tiemblan ante las “pruebas” presentadas por Emoto, Johann Grander y compañía.

8 ) Usa hechos científicos siempre que sean necesarios, pero defórmalos para que sirvan para apoyar tus ideas

El que el hielo sea menos denso que el agua en estado sólido se presenta como prueba de lo milagrosa que es el agua. No tengo palabras ante la siguiente frase: “Aunque el agua se encuentra formada por dos gases, oxígeno y NITRÓGENO, no permanece en estado gaseoso como el resto de las combinaciones similares, si no que se convierte en líquido”.

Primero: el agua es H2O. En la molécula de agua no hay nitrógeno, sino hidrógeno. Segundo: se pasan por alto toda la química existente al confundir elementos y compuestos.

9 ) Usa clichés, analogías, anécdotas y testimonios como pruebas.

Anécdotas y testimonios no faltan precisamente en el documental. También se presenta a la homeopatía como prueba de la existencia de la memoria del agua. Os remito a este post de la Ciencia y sus Demonios, por si queda alguna duda de la “eficacia” de la homeopatía.

10 ) Comienza tu asertación haciendo referencia al material científico más serio que conozcas para ganarte la confianza del lector, y termina degradándolo hasta llevarlo al reino del sinsentido.

Se nombra a la revista Nature. Hacen referencia a un caso relacionado con agua (poliagua o algo así) en el que metieron la pata, que posteriormente quedó refutado.

Como último, sólo apuntar una cosa del documental, que quizás alguien sepa responder. Hacia el final del documental entrevistan a un físico, Ken Libbrecht del Instituto de Tecnología de California, que estudia la formación de copos de nieve y sus formas. Me da la impresión que realiza un trabajo serio, y le han metido en el documental de rondón. Si alguien lo supiera, le agradecería respuesta en los comentarios. Gracias.

EDITO 24/04/2010:

Gracias a la aportación de Alberto en los comentarios, que ha enlazado a este artículo sobre el trabajo de Ken Libbrecht. Hace un trabajo serio sobre la formación de los copos de nieve, y como las condiciones en que estos se forman afectan a su forma.

El extraño caso del hielo que flotaba en el agua

Todos hemos visto flotar hielos en el agua: icebergs que chocan contra el Titanic, o islas de hielo que sirven de taxis a osos polares:

Fuente

Pero, ¿por qué flota el hielo en el agua? Bueno, porque es menos denso que el agua líquida. Tal vez la pregunta correcta sea: ¿por qué es menos denso el hielo que el agua líquida?

Para explicar el concepto de los estados de agregación de la materia (sólido, líquido, gas) se suele emplear el modelo cinético: los átomos son como pelotas, que en el caso de los gases se mueven libremente, en un sólido están unidas mediante muelles y en un líquido el modelo es algo más complicado.

De cualquier manera, parece obvio que estas pelotas que ahora son nuestros átomos, estarán más juntas en estado sólido que en el líquido, y por tanto el sólido ha de ser más denso que el líquido (habrá más átomos en el mismo volumen).

Esto, en general, es válido para muchos materiales; pero hay una sustancia que es bastante abundante que no lo cumple: el agua.

Como hemos dicho antes, el agua es más densa que el hielo. Pero, ¿es esto cierto siempre?

Resulta que siempre, no. El agua es una sustancia polimorfa: la estructura interna del material, la disposición de sus moléculas, varía. Depende de las circunstancias en las que se creó. Un caso de polimorfismo famoso es el del carbono: a presiones y temperaturas normales, el carbono forma grafito, pero a altas presiones y temperaturas los átomos de carbono se ordenan en una estructura de red cúbica, dando lugar al preciado diamante.

En el caso del agua en estado sólido, se conocen hasta el momento hasta 9 tipos de hielo diferentes (en Wikipedia). De estas 9 estructuras de hielo posibles, sólo una (el hielo I), es capaz de formarse en las condiciones de presión y temperatura que se dan en la Tierra. Y es ese tipo de hielo el único cuya densidad es menor que la del agua líquida. Comprendéis ahora el título de esta entrada, ¿verdad?

¿Qué pasaría si esto no fuera así? Es decir, si el hielo fuera más denso que el agua líquida. Visualizad un lago siberiano. Veréis que tiene por encima una capa de hielo. Pero si es hielo fuera unos de los otros 8 tipos, se hundiría, con lo que la capa de agua que queda por encima del hielo se congelaría, hundiéndose a su vez. Así hasta que en vez de lago, tuviéramos un cubito de hielo enorme. Y los peces, encima del cubito helándose de frío. Los animales acuáticos lo tendrían difícil para sobrevivir.

Edito 4/03/10: Para más cosas curiosas sobre hielo y agua, la siguiente entrada de Noxbru’s Lair: supercooled water (o agua superguay)

Fahrenheit y la vaca

Si alguna vez has visto “el tiempo” en alguna cadena anglosajona (BBC,CNN, etc.), te habrás dado cuenta de que 77º son una temperatura ideal. Como para todo (yardas, galones, pintas y conducir por la izquierda), usan unidades de medida distintas a las normales. Para la temperatura utilizan la escala Fahrenheit, establecida por Daniel Gabriel Fahrenheit.

Toda escala de temperaturas necesita de dos puntos fijos, que son sucesos que ocurren siempre a la misma temperatura. En el caso de la escala Celsius (la que utilizamos en el día a día), estos fenómenos son el cambio de fase agua-hielo a 0ºC y el punto de ebullición del agua a 100ºC.

Pues bien, Fahrenheit tomó otros dos puntos de referencia para su escala. Los 0º F corresponden a -17.78ºC, que es la temperatura que alcanza una mezcla de hielo, agua y cloruro de amonio. El objetivo de Fahrenheit era eliminar las temperaturas negativas, y consideró que esta mezcla alcanzaba la temperatura más baja posible. Actualmente sabemos que esta temperatura es de 0 K, -273.15ºC.

El punto fijo que usó como referencia “superior” tiene algo más de gracia. A este punto fijo le asignó en un principio la temperatura de 96º F, pero en una posterior recalibración se le dio el valor de 100º F.

Existen varias versiones de qué usó como referencia:

-Su propia temperatura corporal, pero tenía un poco de fiebre. Versión Wikipedia.

-La temperatura del recto de una vaca. Versión de mi profesor de física en la universidad.

Personalmente, ante las dos versiones me inclino más por la segunda. Más que nada porque es más divertida ;). Tras la traumática experiencia del termómetro, para aguantar la presión de los medios de comunicación, la vaca cambió de nombre, se tiñó el pelo, se fue a vivir a Suiza y ahora es la imagen de una conocida marca de chocolates.

Ninguna vaca fue dañada en el transcurso de este post.

Esta entrada forma parte del 4º Carnaval de la Física. Esta vez está organizado por @raelga, del blog RTFM.

Un día en el dentista

Lo que veis arriba no es otra cosa que Molly, una de mis muelas del juicio, que era perezosa y le dio por salir tumbada. Como no era cuestión de dejarla ahí, me mandaron a extraerla.

Una vez en el dentista, anestesiaron la zona, me abrieron la encía (perdón para los que seáis algo remilgados), y procedieron a sacar la muela. Con la fresadora facilitaron un poco la labor (esto parece ya Bricomanía), y el dentista empezó a tirar. Con fuerza tiraba el amigo, pero la muela no salía. Hasta que al final, tironeando un poco más, salió.

El caso es que ahí tirado en la silla, me pregunté, ¿cuánta fuerza tendrá que hacer el dentista para sacarme la muela? Pues si quieres ser físico, tendrías que saber calcularla. Así que allá vamos:

Para saber como de cachas está el dentista, primero vamos a tener que hacer unas suposiciones, para simplificar las cosas:

– Consideremos que el diente está “soldado” a la mandibula (por lo que me dijo el dentista, en mi caso eso era casi cierto), y que además son del mismo material: el hueso.

– Además, consideraremos a mi muela como una barra sólida, algo de más o menos el siguiente aspecto:

Las flechas representan la fuerza que hace el dentista (hacia arriba, para sacar a Molly de su sitio), y hacia abajo (la fuerza que hace el hueso de la mandíbula para mantener a Molly en su sitio).

Pues bien, todo sólido, dentro de unos límites, se comporta de manera elástica (es decir, que al tirar de él se deforma, pero al cabo dejar de actuar la fuerza que lo deforma, vuelve a su longitud original). Pero esto vale tan sólo dentro de unos límites. Cuando el sólido está sometido a una fuerza superior a un determinado valor, que depende del sólido en cuestión, ya no recupera su longitud,y a partir de otro valor superior, nuestra muela ya no aguantará más, y se romperá, es decir, que ya nos lo habrán sacado.

Es este último caso el que nos interesa. Para el caso del hueso, la resistencia a la tracción es de 200 MN/m². Esto quiere decir, que para un hueso que tenga 1 m² de sección (menudo hueso), la fuerza que tenemos que aplicar es de por lo menos 200 MN (200×108 Newtons).

Molly tiene unas dimensiones de 10×10 mm² aproximadamente. Así que su área mide 10-4 m². Por lo tanto, el dentista tendrá que hacer 2 MN de fuerza. ¡Eso es una barbaridad!

Es obvio que hemos fallado en algo, porque un músculo no puede desarrollar esa fuerza. ¿Os acordáis de la primera suposición? Hemos supuesto que el diente estaba soldado al hueso, que era un pedazo de hueso. Pues bien, ahí hemos errado, ya que nos parte del hueso, está adherida, y por lo tanto no está tan bien unida al hueso.

Pero por lo menos ahora sabemos que es imposible que podamos romper un hueso con las manos, estirando de sus extremos.

¿Cómo afina la guitarra un físico?

¿Cómo afina la guitarra un físico? Si es que somos especiales hasta para eso. Tiene que ver algo con el concepto de resonancia y con el de pulsaciones. Concretamente con la resonancia acústica.

Cada cuerda de la guitarra está afinada a una frecuencia distinta, es decir, si la pulsas al aire (sin tener ningún dedo en los trastes de la guitarra), suenan diferentes notas. De agudo a grave: Mi Si Sol Re La Mi. Para afinar la guitarra de oído, lo que se hace es tocar una cuerda al aire, y después se toca esa misma nota en la cuerda inmediatamente anterior.

La cuerda al vibrar, emite ondas acústicas, que se propagan por el aire y así es como percibimos su sonido. Ahora bien estas ondas, no son ondas armónicas simples, si no que están compuestas por varias ondas superpuestas. Esta superposición de ondas es la que permite que distingamos el sonido de una guitarra del de un piano (el timbre del sonido). La frecuencia “principal” por así decirlo es la frecuencia fundamental, que es la que nos da el tono.

Resonancia de ondas
Fuente

Pues bien, al afinar una guitarra, solemos pulsar dos cuerdas que tienen prácticamente la misma frecuencia. Esto da lugar a un caso especial de interferencia de ondas: las pulsaciones o batidos.Estas pulsaciones producen un variación en la intensidad de la onda (lo que conocemos como volumen). Entonces, al afinar una guitarra, un físico está pendiente de estas pulsaciones, que al desaparecer, nos indican que la guitarra está afinada, ya que ambas cuerdas vibran con la misma frecuencia.

Con la guitarra ya afinada, se da otro fenómeno curioso. Cuando tenemos pulsada una nota, y hacemos sonar en otra cuerda esa misma nota que teníamos pulsada, la primera cuerda empieza a vibrar. ¿Magia? No, aquí entra en juego el otro fenómeno que os nombraba al principio: la resonancia. Al estar las dos cuerdas “afinadas” a la misma frecuencia (en las dos suena la misma nota), al pulsar una, hace que el aire vibre a esa misma frecuencia, causando una diferencia de presiones (que nosotros percibimos como sonido), que se comunica a la otra cuerda que no hemos pulsado, y ésta empieza a vibrar.

Investigar es invertir en futuro: los científicos salen a la calle el 6 de marzo.

Me entero por el blog La Aldea Irreductible de la iniciativa convocada por la asociación Precarios, de jóvenes investigadores.

A continuación el Manifiesto de la convocatoria:

La investigación y la innovación son cruciales para el desarrollo y el bienestar de la sociedad, especialmente en tiempos de crisis. En estos momentos se está demostrando que la supuesta prosperidad que daba el ladrillo no era sino pan para ayer y hambre para hoy, y la economía española sigue inmersa en la crisis de la que han salido ya varios países vecinos, que han optado por un modelo económico más sólido. En este contexto de crisis, tras una década de complacencia, se empezó a hablar con urgencia de la necesidad de un cambio de modelo en pos de una economía sostenible. Sin embargo, observamos, alarmados y con desazón, que la inversión en investigación y desarrollo es el primer “daño colateral” en las finanzas del Estado, a pesar de que sólo dedicamos a Investigación+Desarrollo+innovación (I+D+i) el 1’35% del PIB1, frente al 2% que se había marcado el PSOE como objetivo para el año 20102 o el 3% que fija como meta la Agenda de Lisboa y el Objetivo de Barcelona, cifra que ya es notablemente inferior a la inversión actual de nuestros vecinos del norte de Europa.

El daño no se limita al Gobierno central y sus presupuestos, pues la gran mayoría de las Comunidades Autónomas también ha recortado los recursos destinados a investigación o a universidades, en algunos casos en un porcentaje muy elevado. Un colectivo muy afectado por este “tijeretazo” será el de los aspirantes a entrar en la carrera investigadora y, especialmente, el de los científicos con contrato temporal, que verán en muchos casos como éste no se renueva, después de todos sus años de trabajo, durante un proceso de formación y perfeccionamiento continuo financiado en gran parte por el Estado, que desaprovecha así su inversión.

El sector científico fue totalmente marginado de las medidas anticrisis, cuando un Plan-E7 consagrado a la Investigación y a las infraestructuras científicas podría haber cumplido los mismos objetivos que el efectivamente realizado y haber supuesto un salto cualitativo aprovechable en años posteriores, a diferencia de muchas de las obras que fueron financiadas por el Gobierno central. Del mismo modo, el aumento del paro debería haber impulsado un programa nacional urgente de formación de investigadores y técnicos y de reciclaje de trabajadores de sectores excedentes; además, hubiese sido un excelente momento para impulsar las actividades de I+D+i en el sector privado, especialmente en las PYMES, las más afectadas por la crisis.

Oportunidades para conjuntar estímulo y avance de la ciencia y la tecnología no faltan.

Así, en lugar de esforzarse por obtener recursos e idear medidas de estímulo a la I+D+i, ésta ha sido la principal sufridora de la “austeridad”, lo que implicará, necesariamente, que no se puedan cumplir muchas metas. Por detrás de algo que puede sonar tan abstracto como sistema de I+D+i, se esconden cosas tan concretas como la investigación del cambio climático, el descubrimiento de nuevos medicamentos, la optimización energética y el desarrollo de fuentes de energía alternativas, la lucha contra el cáncer, etc. El recorte financiero implicará necesariamente un retraso en estas y otras investigaciones.

Esta amenaza coyuntural, muy preocupante por sí sola, se ve agravada en gran medida
porque el sistema científico español adolece de una serie de males estructurales, endémicos, que, en el mejor de los casos, son parcheados de un modo deficiente. Entre estos, podemos señalar:

1. Cambio continuo de los responsables burocráticos y de las estructuras de gestión de la investigación.

2. Falta de un calendario fijo de convocatorias de los diversos programas de ayudas a grupos y proyectos de investigación y atrasos burocráticos en su concesión.

3. Ausencia de continuidad y estabilidad en los programas de Recursos Humanos, con continuos cambios en las fechas de las convocatorias y reiteradas dilaciones en la resolución.

4. Arbitrariedad y falta de planificación en los sistemas de selección, promoción y
estabilización, que implican la carencia de una política de RRHH sólida, competitiva y con un proyecto a largo plazo.

5. Paralización de la nueva Ley de la Ciencia y de diversas iniciativas legislativas (EPDI8, PL-A9, PL-FJI10), necesarias para la regulación de las figuras de las diversas carreras del sistema científico (gestora, docente, técnica e investigadora).

La comunidad científica ha expresado su más firme rechazo ante una situación que es insostenible. Creemos que es necesario mostrar nuestro malestar por esta situación y que es hora de salir a la calle y transmitir un mensaje claro, directo y contundente al Gobierno central, a los diferentes gobiernos autonómicos y a toda la sociedad española.

Exigimos una apuesta clara y decidida por una sociedad basada en la investigación y el desarrollo como pilares de futuro, mediante un Pacto de Estado por la Ciencia y la Investigación.

Exigimos un compromiso real, escrito y a largo plazo de los partidos políticos, con participación de los diferentes agentes sociales implicados y de las Comunidades Autónomas, para dotar de estabilidad y proyección al sistema científico español.

Exigimos un incremento real (no basado en créditos reembolsables) de los recursos públicos y privados en el sector de I+D+i, de modo que en el plazo más corto posible se iguale la media europea en % de PIB y que se supere esa cifra en un plazo no superior a diez años, de forma que la economía española se convierta en un motor sólido y estable, a la altura de las potencias más desarrolladas. Así mismo, se han de evaluar y revisar, de acuerdo con los resultados o las políticas estratégicas, las subvenciones públicas al sector privado de I+D+i.

Exigimos el diseño de una carrera investigadora basada en la planificación racional de las etapas y en la profesionalización digna de los diferentes estamentos del sistema científico, y que vaya acompañada de una política de recursos humanos rigurosa y coherente que favorezca la estabilización de los investigadores que hayan superado las evaluaciones oportunas y la promoción del personal debidamente examinado y acreditado.

Por todo esto, las diferentes asociaciones, sociedades, sindicatos, grupos e investigadores abajo firmantes creemos que es el momento de que toda la comunidad científica (gestores, docentes, técnicos y científicos) y la sociedad en general se unan en una gran movilización para lanzar un fuerte mensaje al gobierno estatal y a los gobiernos autonómicos: es necesario que todos juntos apostemos clara y decididamente por la ciencia y la innovación en este país.

SALGAMOS TODOS A LA CALLE EL DÍA 6 DE MARZO DE 2010 PARA HACER LLEGAR ESTE MENSAJE: «INVESTIGAR ES INVERTIR EN FUTURO»

El bien y el mal, ¿son matemáticas?

El otro día pasando canales en la tele me encuentro con el siguiente vídeo en Intereconomía:

De no haber estado en época de exámenes, no habría pasado nada, pero resulta que al terminar el vídeo, lo relacioné con unas cosillas que he estudiado en la clase de cálculo diferencial: Conjuntos.

Aceptemos que en el Universo sólo existen dos conjuntos, complementarios entre sí (y por tanto su intersección es nula, o el llamado conjunto vacío, sin elementos). Asumamos que esto es así, ya que en el vídeo lo comparan con la luz-oscuridad, y o bien se está a oscuras (se es/está malo), o bien tenemos luz (bueno). Entonces designemos al conjunto de las cosas buenas por B, y al conjunto de las cosas malas por M.

El razonamiento del vídeo es el siguiente:

Dios creó el Universo. En el Universo hay dos conjuntos, B y M, cuya unión conforma todo el Universo. Ahora bien, en realidad el conjunto M es el complementario de B en el Universo (todo elemento que no pertenece a M pertenece a B, y viceversa). Así pues, el mal puede definirse como ausencia de bien, o elemento perteneciente al complementario de B.

Pero resulta que el bien puede definirse como ausencia de mal, ya que un elemento “bueno” (del conjunto B), también puede expresarse como un elemento “no malo” (perteneciente al complementario de M, esto es, al conjunto B).

¿Es el bien la ausencia del mal? No, ya que uno puede estar ni bien ni mal, “ir tirando” como se dice. En un terreno más físico: los neutrinos. Son partículas que no tienen casi ninguna interacción con el medio, no son ni buenas ni malas, simplemente están ahí. Entonces, si asumimos lo de arriba, los neutrinos no pertenecen al Universo. Pero sin embargo existen. Conclusión: razonar en blanco y negro no funciona bien.

En imágenes:

Monjes desarrollando un teorema
La Pulga Snob