We stopped dreaming

Mientras escribo estas líneas tengo abierta en otra pestaña del navegador el streaming del lanzamiento del rover Curiosity, comentado por Daniel Marín y Javier Peláez. Y no puedo dejar de pensar que estamos enviando Curiosity a Marte. Un planeta que está a millones de kilómetros.

En menos de 250 años hemos pasado de poder volar con el globo aerostático inventado por los hermanos Montgolfier a mandar una pieza de tecnología punta a Marte.

En apenas 250 años, un 0.2% del tiempo que llevan los Homo Sapiens Sapiens andando por la Tierra, hemos pasado de sólo poder soñar con volar a considerarlo algo normal.

Estoy seguro de que el lanzamiento de Curiosity saldrá en los medios tradicionales (especialmente en televisión) como una noticia marginal, y la gente no se sorprenderá mucho. ¿Qué nos ha pasado? Como diría Neil deGrasse Tyson: hemos dejado de soñar.

3 comentarios en “We stopped dreaming

  1. No hemos dejado de soñar, my dear friend: simplemente, tenemos demasiado poco tiempo, demasiada competencia, demasiado estrés, demasiada desmotivación para prestar atención a aquello que no incida en nuestra realidad más inmediata… Y sí, puede que eso sea precisamente “dejar de soñar”; pero quiero creer que es sólo algo momentáneo y marginal en la vida de las personas; que todos, antes o después damos un paso hacia atrás que nos permita mirar todo desde una perspectiva global… Pasa, presente, futuro, fracasos, logros, planes…y ver que vivimos un sueño.
    (Espero que reconozcas algo de estas líneas…)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: